CAT

Crecer y aprender son procesos que la mayoría de niños hacen por si solos con la ayuda de sus padres y del entorno que les rodea: familia, amigos, guardería, escuela…

Otros niños, en cambio, necesitan un poco más de tiempo y de esfuerzo para caminar, jugar, aprender o hablar. Y muchas veces el cariño y el buen hacer de sus padres no es suficiente, necesitando la ayuda de determinados profesionales, que en colaboración con sus padres, hacemos todo lo posible para que aprendan a gatear, a caminar, a decir “papá”, mamá” o a pedir un vaso de agua. Es una experiencia maravillosa, ya que compartimos y vivimos con los niños y niñas y sus familias el primer “mamá”, los primeros pasos, la primera carrera, un abrazo, un beso, que la “p” con la “a” “pa” y que juntas hacen “papá”.

Esos profesionales son los que formamos parte del equipo multidisciplinar del Centro de Atención Temprana Dignavall, formado por una psicóloga, una fisioterapeuta, dos logopedas y dos técnicas en atención temprana.

En Dignavall atendemos a niños y niñas de entre 0 y 6 años que presentan dificultades o trastornos en su crecimiento y desarrollo, con la finalidad de que reciban, en el momento adecuado, los tratamientos y la atención que necesitan, para que tengan el mayor y el mejor desarrollo posible.

Al inicio de la acogida, se realiza una evaluación del desarrollo global del niño, teniendo en cuenta los aspectos del desarrollo físico, motor, cognitivo, del lenguaje, social, emocional, afectivo y conductual. Una vez finalizada la evaluación se realiza una propuesta de intervención individualizada que tiene como finalidad resolver y prever problemas motores, emocionales, sociales, comunicativos, afectivos, de conducta y de aprendizaje que puedan presentarse en el niño.

Nos ocupamos también de que sus familias reciban toda la atención y apoyos que necesitan para vivir su vida dignamente y con calidad.

En Dignavall consideramos que las famílias son una parte muy importante de nuestra intervención, ya que los padres son los que deben de continuar trabajando en el dia a dia de los niños, para optimizar la intervención. De esta manera, los padres participan de forma activa en las sesiones de intervención, aprendiendo como estimular los diferentes aspectos del desarrollo de sus hijos, y ofreciendoles pautas educativa, de forma que el trabajo iniciado en el Centro se continúa en el ámbito familiar.

Así pues, el principal objetivo de la atención temprana es proporcionar las experiencias necesarias para favorecer el desarrollo y bienestar del niño y su familia, posibilitando de la forma más completa su integración en el medio familiar, escolar y social, así como su autonomía personal.

Nuestra intervención engloba todo el entorno de los niños y niñas, por lo que el asesoramiento y formación a las familias y la coordinación con otros centros (guarderías, escuelas..) y profesionales (maestros, psicólogos escolares…) ocupan un lugar fundamental en nuestra intervención.

Para ello nuestra herramienta principal es el juego, utilizando éste para alcanzar los objetivos que nos proponemos en cada caso concreto tras realizar una valoración específica de cada área. Además, utilizamos la metodología que mejor se adapte a cada niño para facilitar su aprendizaje y desarrollo: moldeamiento, modelado (imitación), aprendizaje sin error, etc.

El fisioterapeuta se encarga de promover el desarrollo psicomotor del niño con una intervención especializada a nivel neurológico, traumatológico y cardio-respiratorio. Pretende prevenir, estabilizar, mejorar y normalizar el desarrollo infantil, teniendo en cuenta al niño como un ser global, que está en continuo desarrollo y con la cualidad de poseer una gran plasticidad neuronal propia de los primeros años de vida. (cualidad que hay que tener muy presente y que hemos de aprovechar)

El tratamiento irá enfocado a obtener el mayor grado de autonomía y funcionalidad posible, es decir, no sólo se tratará y centrará en la mejora de las habilidades motoras (tanto de motricidad gruesa como fina) sino también en la mejora del equilibrio, reacciones de enderezamiento, fuerza, coordinación y resistencia; teniendo siempre en cuenta la integración a nivel sensorial y cognitivo. Forma parte del tratamiento, y no sin menor importancia, el asesoramiento y apoyo necesario a la familia y contexto del niño, haciéndoles partícipes en el mismo.

La Estimulación Temprana se puede definir como un conjunto de acciones que tienen como objetivo proporcionar al niño las experiencias que éste necesita para desarrollar sus potencialidades.

Esta estimulación tiene como propósito aprovechar en los primeros años de vida la capacidad de aprendizaje y adaptabilidad del cerebro en beneficio del niño, ya que éste tiene mayor plasticidad, es decir, que se establecen conexiones entre neuronas con mayor facilidad y eficacia.

En Estimulación Temprana se pretende desarrollar y potenciar las funciones cerebrales de los niños tanto en el plano intelectual, como en el físico y afectivo, mediante juegos y diversas actividades, desde la etapa prenatal hasta los 6 años de edad.

La Estimulación en Atención Temprana es una herramienta que pretende conseguir una evolución integral en el desarrollo del niño, así como completar su proceso madurativo, proporcionando al niño los recursos y estrategias necesarias para conseguir un óptimo desarrollo.

Las áreas que pretende desarrollar la estimulación temprana son:

Área Perceptivo-cognitiva: Esta área le permite al niño comprender, relacionar, adaptarse a nuevas situaciones, haciendo uso del pensamiento y la interacción directa con los objetos y el mundo que lo rodea, así como ser autónomo en las actividades de la vida diaria.

Área Motriz: A través de esta área el niño tomará contacto con el medio a través del movimiento y el desplazamiento.

Área Socio-emocional: En esta área el niño adquirirá experiencias afectivas y de socialización, lo cual le permitirá relacionarse con otros de acuerdo a normas comunes.

En el área de logopedia nos encargamos de prevenir, estimular, desarrollar, mantener y recuperar habilidades psicolingüísticas para favorecer la comunicación verbal y/o no verbal, el lenguaje comprensivo y expresivo, el habla, la voz y alteraciones relacionadas con la alimentación (deglución).

Comentarios cerrados