El trabajo multiplicador de habilidades. Empleo y Formación Laboral.

El trabajo siempre ha sido un eje fundamental en las estrategias de mejora personal de la fundación. Además el origen de la fundación empezando con el Centro Especial de Empleo dejó marcado la senda que debíamos seguir.

Además de ser un derecho recogido en nuestra constitución, el trabajo diario lleva implícito una serie de habilidades que nos ayudan a mejorar. Los hábitos que se adquieren, puntualidad, disciplina, respeto, compañerismo, son válidos para cualquier entorno.

El Centro Especial de Empleo constituye una herramienta principal en nuestro trabajo diario. Pero no es la única. También la formación es necesaria.

Desde los programas de cualificación profesional inicial, los usuarios más jóvenes adquieren los hábitos constituyendo un puente sólido entre la formación reglada y el trabajo, enseñandoles los valores necesarios para ser buenos trabajadores.

Por último, no sólo el trabajo puede ser realizado en la empresa. En ocasiones, no tenemos la posibilidad de ofrecer un trabajo normalizado, pero si podemos seguir manteniendo los hábitos. Una de las funciones del Centro Ocupacional es precisamente esta última, consolidar y reforzar las habilidades conseguidas.